Antecedentes del xml

Para comprender XML es importante entender sus raíces como un lenguaje de marcas de documentos. El término marca se refiere a cualquier elemento en un documento del que no se tiene intención que sea parte de la salida impresa. Por ejemplo, un escritor que crea un texto que finalmente se compone en una revista puede desear realizar notas sobre cómo se ha de realizar la composición. Sería importante introducir estas notas de forma que se pudieran distinguir del contenido real, de forma que una nota como «no romper esta párrafo» no acabe impresa en la revista. En un procesamiento electrónico de documentos un lenguaje de marcas es una descripción formal de qué parte del documento es contenido, qué parte es marca y lo que significa la marca.

Así como los sistemas de bases de datos evolucionaron desde el procesamiento físico de archivos para proporcionar una vista lógica aislada, los lenguajes de marcas evolucionaron desde la especificación de instrucciones que indicaban cómo imprimir partes del documento para la función del contenido. Por ejemplo, con marcas funcionales, el texto que representa los encabezamientos de sección (para esta sección la palabra «Antecedentes») se marcaría como un encabezamiento de sección en lugar de marcarse como un texto con el fin de ser impreso en un tamaño agrande, con fuente en negrita. Dicha marca funcional permite que el documento tenga distintos formatos en situaciones diferentes. También ayuda a que distintas partes de un documento largo, o distintas páginas en un sitio Web grande, tengan un formato uniforme. La marca funciona también ayuda a la extracción automática de partes claves de los documentos. Para la familia de lenguajes de marcado, en los que se incluye HTML, SGML y XML las marcas adoptan la forma de etiquetas encerradas entre corchetes angulares, < >. Las etiquetas se usan en pares, con y delimitando el comienzo y final de la porción de documento a la cual se refiere la etiqueta. Por ejemplo, el título de un documento podría estar marcado de la siguiente forma:

< title >Fundamentos de bases de datos< / title >

A diferencia de HTML, XML no prescribe las etiquetas permitidas, y se pueden establecer etiquetas según cada necesidad. Esta característica es la clave de la función principal de XML en la representación e intercambio de datos, mientras que HTML se usa principalmente para el formato de documentos.

Comparado al almacenamiento de los datos en una base de datos, la representación XML puede parecer poco eficiente, puesto que los nombres de las etiquetas se repiten por todo el documento. Sin embargo, a pesar de esta desventaja, una representación XML presenta ventajas significativas cuando se usa para el intercambio de datos como, por ejemplo, parte de un mensaje.

• En primer lugar la presencia de las etiquetas hace que el mensaje sea autodocumentado, es decir, no se tiene que consultar un esquema para comprender el significado del texto. Se puede leer fácilmente el fragmento anterior, por ejemplo.

• En segundo lugar, el formato del documento no es rígido. Por ejemplo, si algún remitente agrega información adicional tal como una etiqueta último- acceso que informa de la última fecha en la que se ha accedido a la cuenta, el receptor de los datos XML puede sencillamente ignorar la etiqueta. La habilidad de reconocer e ignorar las etiquetas inesperadas permite al formato de los datos evolucionar con el tiempo sin invalidar las aplicaciones existentes.

• Finalmente, puesto que el formato XML está ampliamente aceptado hay una gran variedad de herramientas disponibles para ayudar a su procesamiento, incluyendo software de búsqueda y herramientas de bases de datos. Al igual que SQL es el lenguaje dominante para consultar los datos relacionales XML se está convirtiendo en el formato dominante para el intercambio de datos.
Compartir es Gratis:


0 Comentarios:

Back to Top